Infância, juventude e emoções na história da educação

Heloísa Helena Pimenta Rocha,
Pablo Toro-Blanco

La historia de las emociones, tan en auge durante los últimos años, ha venido a confirmar que el anclaje biológico no basta para dar cuenta de las variedades de la experiencia humana. El engranaje adaptativo que los seres humanos comparten con otras especies animales es condición necesaria, pero no suficiente, de buena parte de nuestras respuestas emocionales. Quizá la ira o el miedo estén fondeadas en nuestra condición animal, pero esta última no parece suficiente para explicar la diversidad de formas históricas que esas dos emociones, u otras muchas, han adquirido en el curso del tiempo.