El tiempo del filosofar en la escuela. Infancia y juego del pensar

Arianne Hecker, María Silvia Rebagliati

En este escrito pretendemos compartir nuestras especulaciones en torno a experiencias sostenidas con el juego del pensar con los niños y las niñas -entre 4 y 8 años de edad-, de jardines y escuelas rurales de la Patagonia argentina. Tomando y retomando apreciaciones de Deleuze, Agamben, López, Skliar, Lispector y otros sobre el juego, sus reglas, la palabra propia, el pensamiento de la infancia, la infancia del pensamiento, el tiempo, las diferentes formas del tiempo, especialmente el tiempo aiónico de la experiencia del pensar, dialogamos y buscamos traducir la emoción que emana de sus intercambios en el juego del filosofar y los efectos visibles de su empoderamiento en torno a la emisión de la palabra propia, el pensamiento propio. Todo en tono de juego y, para mejor, de juego colectivo. Nos impresiona justamente cómo ese tiempo de juego adquiere características específicas y distintas al hábito de la medición cronológica, tan apreciada por la vida escolarizada. Y el juego es vivido por ellos y ellas como tal en la escuela, porque en estos encuentros las jerarquías y las evaluaciones desaparecen, la ronda nos enhebra en una igualdad singular pocas veces vivenciada. Así, podemos hablar y pensar sobre la amistad, sobre la libertad, sobre la identidad y el nombre propio, sobre lo que es aprender, sobre el pensar y asombrarnos con nuestras propias expresiones. Eso buscamos: el asombro, una interrupción, un acontecimiento, una experiencia, que algo nos pase…

nfancia; filosofar; jugar; tiempo