Una inclinación deliberada a leer fuera de lugar: Sylvia Molloy y los Cuadernos de infancia de Norah Lange

Maya González Roux

Las preocupaciones críticas de Sylvia Molloy encuentran un eco en su ficción literaria, por lo que es posible suponer entonces que ambas escrituras, la ensayística y la ficcional, difícilmente puedan deslindarse. Su libro Acto de presencia. La escritura autobiográfica en Hispanoamérica (1996), en el que estudió las autobiografías hispanoamericanas, es un ejemplo de ello ya que revela un curioso sistema de lectura: si por un lado revela el modo de interpretación de la autobiografía –su propio modo, aquel que lee el texto autobiográfico como una construcción ficcional-, por el otro, al inquietar el texto autobiográfico y desplazarlo de las lecturas habituales, Molloy deja deslizar sus preocupaciones respecto a su propia ficción. De este modo, la lectura de la autobiografía de Norah Lange Cuadernos de infancia (1937) se convierte en una suerte de laboratorio desde el que Molloy reflexiona, subrepticiamente, acerca de la recepción que anhela para su novela En breve cárcel (1981), con motivo de su reedición en 1998

Sylvia Molloy; Norah Lange; autobiografía; lectura; recepción